En El Salvador, al Instituto de Medicina Legal se le atribuye la novedad de contratar de manera permanente la primera plantilla de psicólogos al servicio de la administración de justicia.

Con la aprobación del Código de Familia, en mil novecientos noventa y cuatro, los profesionales de la conducta se incorporaron masivamente a brindar sus servicios en el Órgano Judicial; actualmente dicho Órgano de Estado registra servicios psicológicos en los Tribunales de Familia, en el Instituto de Medicina Legal, en el Departamento de Prueba y Libertad Asistida, en los Tribunales de Menores, en los Tribunales de Ejecución de Medidas al Menor, en los Juzgados Especializados de la Niñez y la Adolescencia, en los Juzgados Especializados para una Vida Libre de Violencia y Discriminación para las Mujeres, en Talento Humano Institucional y en los Centros de Atención Psicosocial.

En el año dos mil cuatro, psicólogos de distintos ámbitos jurisdiccionales de la Corte Suprema de Justicia organizaron un grupo gestor que concluyó el veintiocho de junio de dos mil siete, con la obtención de la personería jurídica de la Asociación de Psicólogos Jurídicos de El Salvador (APSIJES). Sus estatutos la definen como una entidad apolítica, no lucrativa, no religiosa, de carácter profesional, cultural, recreativa y científica. Sus miembros son personas que ejercen la profesión psicológica al interior del Órgano Judicial, con la pretensión de incorporar a psicólogos jurídicos del país. La afinidad de los que participan en ella es la disciplina de la Psicología Jurídica.

Dada su especialización, que se deriva de la unión de la psicología y el derecho, APSIJES ha centrado gran parte de su quehacer en brindar una educación continuada a su membresía. Asimismo, consciente de que sus asociados están expuestos a potenciales fuentes de estrés, por su trabajo con personas víctimas de violencia y otros abusos, que pueden generar en tales profesionales la aparición de signos de desgaste, alterar su equilibrio emocional, deteriorar sus funciones laborales, sociales y familiares, se promueven jornadas de autocuido, esto supone, acciones e iniciativas para promover el bienestar y prevenir la aparición de enfermedades emocionales en sus socios.

Otros fines que mandatan sus estatutos son incipientes, como representar a sus afiliados ante las autoridades o participar en actividades profesionales, con asociaciones nacionales o extranjeras con similitud de objetivos. Mejor suerte ha tenido el fomentar el espíritu de solidaridad y cohesión en sus asociados, en los últimos meses sumándose a las actividades, la interacción por medio de un chat en whatsapp.

Scroll to top